Nuestra casa es singular.
Es clara, sencilla y limpia,
de acogida amable.
Aquí se disfruta el placer de
una vida casi de pueblo,
de ir andando a la playa,
al mercado y esa belleza diaria
del barrio.
Todo está atendido con esmero
para sentirse cómodo, tranquilo
e íntimo.